Crítica: Capitán América – El Soldado de Invierno.

Cap-America-posterEn el 2000, Marvel dio una cátedra de como deberían ser las películas de superhéroes (irónico que el término anterior lo haya patentado DC Comics pero que se volvió popular a raíz de que Marvel Comics explotó la llamada “era plateada de los comics”). Y es que hasta antes de la primera película de los X-Men, las únicas referencias del cine bien hecho de superhéroes eran Batman y Batman Regresa, por que, con el debido respeto a los que opinan lo contrario, las películas de Superman del señor Reeve eran muy infantiles y ñoñas, mientras que las dos últimas del Hombre Murciélago eran una falta total de respeto a cinéfilos y lectores de comic por igual.

Pero como decía al inicio, en el 2000 las cosas cambiaron. Marvel (en ese entonces en crisis) apostó todo por una adaptación fílmica de sus héroes mutantes, resultando en una buena película y el inicio de un renovado género de superhéroes. Las casas productoras se dieron cuenta de esto y Sony compró los derechos del “cabeza de telaraña”, 20th Century Fox adquirió a la “primera familia de superhéroes” junto con los mencionados “defensores del mundo que les teme y los rechaza”  y del vigilante de “Hell’s Kitchen”, por solo mencionar a los más famosos. Marvel (ya recuperada de la crisis mencionada anteriormente) se animó a producir sus propias películas  con los personajes que le quedaban (y que de momento, muchos dudaban que atrajeran a las masas): Iron Man, Thor, Capitán América, Hulk y la reunión de estos: Los Vengadores. Hasta ahora, el único personaje cuya adaptación se sentía flojita era el Capitán América y digo “era” por que con esta segunda parte el personaje de las barras y las estrellas se posiciona como uno de los más importantes de este universo comiquero en el cine.

La película nos muestra como es que este personaje está lidiando en su vida diaria con el hecho de que el mundo donde lecaptain-america-the-winter-soldier-poster-bucky tocó nacer y crecer ya no es el mismo, y no sólo en cuanto a paisajes, sino en todos esos cambios que él nunca conoció (una escena memorable se encuentra al inicio, donde el “capi” anota lo que la gente del “mundo moderno” le recomienda veer, leer o escuchar) y al mismo tiempo tiene que seguir las ordenes de S.H.I.E.L.D., agencia de espionaje que actúa también como protectora del mundo. Sin embargo, Steve Rogers no se da cuenta, sino hasta muy tarde, que nada es lo que parece. No abundaré más en la historia para evitar spoilers, así que a partir de aquí, viene la crítica de la película como tal.

Es muy agradable ver como Marvel Studios cuida el desarrollo de sus personajes en el séptimo arte, mejorando o, como mínimo, igualando la calidad que nos muestra en las películas anteriores (Iron Man 3 es quizá la excepción  a la regla). En el caso de El Soldado de Invierno se siente una madurez en todos los sentidos. Aquí no tenemos chistes sencillos inundando cualquier escena, ni tampoco un pretexto tonto para ver al personaje en su uniforme. Aquí las situaciones donde Steve Rogers usa su disfraz son totalmente justificables y a diferencia de la primera parte y de la ya mencionada película de  Los Vengadores, los escritores ahora si dieron en el clavo y el escudo ya no es solamente un adorno, sino que esta vez sí es un arma tanto ofensiva como defensiva. Esto da a pie de hablar de las escenas de acción: muy buenas. En lo personal, creo que son las mejores escenas de acción que he visto en el universo cinematográfico de Marvel; las coreografías están bien detalladas y realmente hacen sentir al espectador la emoción de ver un encuentro cuerpo a cuerpo y no tanto como en Thor o en Iron Man que las batallas se daban a distancia y muy pocas veces cerca de sus oponentes. A algunas personas tal vez no les gustará que el movimiento de la cámara en estas escenas es medio “tembloroso” y aquí surge la siguiente incógnita ¿habrá sido error de los directores o fue hecho a propósito para mostrar algo más real y dar la sensación de “estar ahí”? No lo sabremos, pero al menos a mi, no me disgustó eso.

En el lado de las actuaciones sólo puedo decir que están a la altura de una película de héroes. Esto no precisamente significa que sean malas, simplemente cumplen muy bien con su papel y por supuesto que no recibirán un Oscar, un Globo de Oro o ya de menos un Ariel (je je je). La señorita Johansson sigue otorgando un buen desempeño en el personaje de la Viuda Negra (vaya, yo me atrevería a decir que hasta se ve que disfruta el interpretar a la ex-espía rusa), mientras que Chris Evans nos regala a un Steve Rogers que sigue teniendo un arraigo muy fuerte a sus principios y moral patriótica (más no patriotera) , lo que hacia el final de la película lo puede meter en aprietos. Puede sonar a lo que Zack Snyder trató de hacer el año pasado con su Hombre de Acero, pero afortunadamente aquí si da resultado. Otro gran acierto en el tema de las actuaciones es la inclusión de Robert Redford, un actor que ha hecho diversos papeles y aquí honra al cine de espías e intrigas de antaño. Los otros actores, aún por demás pequeñas que sean sus apariciones, sacan buena nota (Cobie Smulders sigue teniendo el mismo peso que en Los Vengadores: casi nada pero crucial) y que decir de Samuel L. Jackson, cuyo Nick Fury aparece sólo lo necesario para mostrarnos por que demonios es el director de S.H.I.E.L.D.. ¿Y qué hay de los villanos? Bueno, están justo los necesarios (sí, hay más de uno) y el famoso Soldado de Invierno (quienes sabemos algo de los comics de antaño sabremos quién es en realidad) destaca por mostrarse como un verdadero asesino. Si en la trilogía de Batman con Nolan al frente se dice que Bane es un terrorista, el Soldado de Invierno le iguala.

captain-america-the-winter-soldier-chris-evans-scarlett-johansson

La dirección en general es buena, salvo uno que otro detallito (como el que mencioné de las escenas de pelea) y el guión es mejor. Anteriormente decía que se veía cierta madurez en esta película y mucho se lo debe al guión. Como le decía a mi hermana cuando la fuimos a ver, si le quitamos los trajes de superhéroes y sus alias, tenemos una buena e interesante película de espionaje y todo lo que conlleva (acción, taco de ojo para ellas, taco de ojo para ellos, intrigas y varios vuelcos en la historia). Y es por eso que creo que es la primera película Marvel que puede ser disfrutada tanto por los nos gustan las historias de héroes, como por los que nunca han leído un cómic. Para muestra de ello les diré que la violencia, aunque no es explícita, si se da a entender como algo inevitable, y no como en las otras películas donde salvan a buenos y los malos simplemente reciben un golpe noqueador. Aquí hay muertes de malos que si bien no se muestran, si se dan por un hecho (un criminal no puede sobrevivir a una caída de un puente o a una bala a quemarropa).

En fin, Iron Man era la mejor película Marvel hasta Los Vengadores, y esta última era la mejor hasta El Soldado de Invierno. ¿Los Vengadores: Era de Ultrón le quitará el trono al Capi? Habrá que esperar al próximo año, pero mientras tanto sólo puedo decir: ¡Gracias Marvel por madurar al tipo de las barras y las estrellas!

Captain-America-The-Winter-Soldier-2014-Poster-Wallpaper

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: